Existen errores que debes evitar a la hora de contratar a una empleada doméstica si quieres tener una buena experiencia con la contratación.

Ten en cuenta que, una empleada doméstica es como una integrante más en la familia, porque compartirá los espacios del hogar, entrará en las habitaciones, conocerá tus hábitos, se encargará de mantener todo en orden, y contribuirá a tu bienestar.

Sabemos que tú quieres una buena experiencia, para poder disfrutar de tus días, para poder salir y pasear con la tranquilidad de que al regresar siempre estará todo en orden, que la casa no se caerá y que las tareas domésticas no serán descuidadas.

Además, quieres llegar a casa y descansar, sabiendo que todo está bien y que te puedes dar el lujo de encender la tv para disfrutar de un buen programa, o sencillamente sentarte a leer un buen libro.

Lo mejor de una empleada doméstica de confianza, con buen rendimiento, responsable y comprometida, es que puedes delegar desde la limpieza, hasta la preparación de alimentos, e incluso la compra de víveres y otras cosas para el hogar.

Así que al escoger a una empleada doméstica estarás escogiendo una aliada, pero para que realmente sea así, hay errores que debes evitar a la hora de contratarla.

En este artículo te presentaremos algunos de esos errores, esperamos que puedas tenerlos en cuenta y así tener una experiencia como la mereces:

Error #1: Contratar mujeres sin constatar antecedentes y referencias

Este es un error muy común entre quienes recurren a recomendaciones de amigas, colegas, compañeras de trabajo, y personas allegadas.

Confiarse en la experiencia que ha tenido otra persona con una empleada doméstica equivale a tener apenas una perspectiva y una visión muy pequeña del panorama.

Puede que al principio todo marche bien, pero con el tiempo te darás cuenta que debiste haber hecho una selección más cuidadosa.

Lo mejor es que te tomes tu tiempo para contratar a alguien que tenga la capacidad de acoplarse a tu ritmo de vida, a tus exigencias, al modo en que te gusta que se ejecuten las tareas domésticas.

Es cierto que también es conveniente en ocasiones recibir sugerencia, y que la empleada doméstica tenga la iniciativa de mostrarte otras formas y dinámicas de trabajo, que de repente puedan ser convenientes para ti.

Sin embargo, lo mejor es que puedas conversar todos esos detalles en una entrevista que te permita obtener datos de suma importancia como lo son los antecedentes de la persona a la que le abrirás las puertas de tu hogar.

También es importante tener más de una referencia, así podrás tener una visión más completa sobre el desempeño laboral de la candidata.

En este sentido, una entrevista siempre es importante. Podemos ofrecerte nuestro servicio, porque nosotros somos una empresa con empleadas domésticas que ya han pasado un filtro riguroso y exigente de selección.

Es así como brindamos un servicio garantizado, una experiencia limpia única y 100% positiva.

Sigue leyendo y conoce otros errores que debes evitar para contratar a una empleada doméstica.

Error #2: Desconocer los objetivos y necesidades personales de las candidatas

Pensarás que vas a contratar a una empleada doméstica y por lo tanto lo que necesitas es conocer su experiencia y habilidades.

Ahora bien, tú quieres una empleada cuyo rendimiento sea de alto nivel, en quien puedas confiar las tareas doméstica sin ningún tipo de preocupación.

Entonces, necesitas saber que sus objetivos de vida y sus necesidades puede cubrirlas con sus ingresos y a través de la labor que desempeña.

Es así como tendrás a una empleada doméstica motivada, y eso repercutirá en la calidad de servicio.

Así que asegúrate de que la empleada doméstica que vas a contratar se sienta motivada, que asimile su labor como un vehículo para cumplir sus metas y no que lo haga por obligación y resignación.

Es por ello que en Limpia Fácil nos preocupamos por seleccionar empleadas domésticas motivadas, y brindarles el mejor trato, los beneficios que les corresponden y mantener supervisión contante.

De esa manera podemos ofrecerte opciones de empleadas domésticas que se convertirán en verdaderas aliadas de tu bienestar y calidad de vida.

Error #3: Ignorar lo relativo al contrato

El tercer error no solo puede llevarte a hacer una mala elección, sino que puede originar una serie de consecuencias realmente desagradables.

Si no haces un contrato, corres riesgo de que la relación laboral se convierta en un calvario, y que conlleve a situaciones legales que te robarán la paz y la tranquilidad.

Nuestra recomendación es que jamás te limites a un contrato verbal. Necesitas un contrato por escrito y bajo los términos de la ley.

Ten en cuenta que en el caso de temas como la seguridad laboral y los beneficios de una empleada doméstica ningún contrato te da la facultad de no tenerlos en cuenta.

De hecho, nosotros hemos preparado un artículo muy especial sobre las preguntas más frecuentes sobre los contratos con empleadas domésticas.

Te invitamos a leerlo ahora mismo para así evitar errores en este ámbito: Léelo aquí.

Ten en cuenta que así se trata de un contrato por horas o por días, hay aspectos que deben cumplirse.

Para evitarte problemas y tener la garantía de una buena experiencia puedes apoyarte en Limpia Fácil, a través de nuestros servicios proveemos la empleada doméstica más ideal para ti y nos encargamos de los temas del contrato y obligaciones legales.

Además, con Limpia Fácil tendrás a tu disposición empleadas domésticas con experiencia, que ya han cumplido períodos de prueba, que se adaptan a tus exigencias y trabajan con mucha responsabilidad y compromiso.

Estos errores que debes evitar para la contratación de empleadas domésticas, te los ahorras apoyándote en Limpia Fácil.

Abrir chat